Espejos: poemas y fotografías

Espejos: poemas y fotografías

El poemario Espejos surge a la vez que un proyecto fotográfico que tiene su origen en la expulsión del dolor. Se unen en Espejos poemas y fotografías que se complementan para narrar una historia que cuestiona manifiestamente la felicidad imperecedera impuesta por la sociedad actual.

Espejos: poemas y fotografias

Felicidad, lenguaje y fotografía

Cada cultura y cada sociedad marcan un ideal de felicidad, unos parámetros que engloban ese estado de gracia al que todos aspiramos. Este concepto supone una subjetividad que varía según nuestra condición social, nuestro nivel cultural, nuestra edad…

Algunos expertos afirman que la felicidad consistiría en la capacidad que tenemos para expresar nuestras emociones a través del lenguaje. A través de las palabras somos capaces de dar forma a lo que sentimos y a lo que vivimos.

Hoy en día la fotografía se ha convertido en un recurso tan potente como el lenguaje y reclama su espacio como elemento comunicador y, por lo tanto, como dispositivo a través del cual podemos revelarnos y rebelarnos. Continuando esta idea desarrollar la habilidad para entender y descifrar fotografías expandiría y enriquecería nuestra experiencia del mundo de la misma forma que lo hace el lenguaje.

Bernard Beckett – Génesis (2009)

“Cuando hablo contigo, puede ser que mis neuronas se disparen, que mi laringe vibre y que se produzcan mil procesos electroquímicos, pero si crees que sólo soy eso, es que no has entendido nada. Tu programa te ha privado de la verdad más profunda.

Yo no soy una máquina. ¿Qué puede saber una máquina del olor a hierba mojada por la mañana, o del llanto de un recién nacido? Yo soy la sensación del calor del sol en mi piel; soy la sensación de una ola fría rompiendo sobre mí. Soy los lugares que nunca he visto, y que sin embargo imagino cuando cierro los ojos. Soy el sabor del aliento de otro, el color de su pelo.

Te burlas de mí por la brevedad de mi vida, pero es precisamente ese miedo a morir lo que me infunde vida. Soy el pensador que piensa en el pensamiento. Soy curiosidad, soy razón, soy amor y soy odio. Soy indiferencia. Soy el hijo de un padre, quien a su vez era hijo de otro padre. Soy la razón por la que mi madre reía y la razón por la que lloraba. Soy asombro y soy asombroso. Sí, el mundo puede pulsar tus botones cuando pasa por tu sistema de circuitos. Pero el mundo no pasa a través de mí. Se queda en mí. Yo estoy en él y él está en mí. Yo soy el medio a través del cual el universo se ha conocido a sí mismo. Soy eso que ninguna máquina podrá fabricar nunca. Soy el significado.”

Dentro del laberinto exposición

También te puede interesar Lo que guardas

 

Esta entrada fue publicada en Exposiciones, Fotografía, Palabras y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





Los datos proporcionados aquí son gestionados por el titular de este blog y estarán ubicados en servidores de DigitalOcean LLC situados fuera de la UE, pero que cuentan con certificado en el Escudo de Privacidad UE-EE.UU que garantiza unos niveles de seguridad adecuados. Política de privacidad de DigitalOcean.