Emulando a Francesca Woodman

Emulando a Francesca Woodman

-Emulando a Francesca Woodman-

Un lluvioso día de abril encontré a Francesca recostada en mi sofá. Al principio me quedé perpleja ante su desfachatez y comencé a dar vueltas por la habitación, nerviosa, en busca de respuestas. Lo cierto es que buscaba preguntas, solo que aún no lo sabía. Por más que la miraba no conseguía ver ni un atisbo de miedo en sus ojos. Eran cristalinos y vivaces, curiosos, repletos de brillo y honestidad. No revelaban lo que las malas lenguas contaban sobre ella.

Mi primera reacción fue alcanzar esos ojos. Necesitaba un argumento táctil para presenciarla. Adelanté mi dedo índice y lo introduje cuidadosamente en su cavidad ocular. Ella sonreía y me miraba, con esos ojos cristalinos, vivaces, curiosos, brillantes, honestos… y mi dedo índice dentro de su cavidad ocular… y su mirada… y su sonrisa…

El tiempo se detuvo por un instante, diez instantes, mil instantes… mil dedos índices dentro de mil cavidades oculares… Mil miradas para un instante, mil instantes para una mirada ¿Se puede contabilizar el tiempo? ¿Se pueden medir las miradas?

Los lunares salieron de su vestido y se posaron en el mío. Positivo, negativo, neutro. Su mano asió levemente la mía y me invitó a sentarme delicada, firme, posesiva, posesa. Se acercó a la pared, se agachó, abrió la cremallera de su vestido, me miró fingiendo asombro. Ese instante se congeló en el tiempo. Me atrapó. Me disipó. Me convirtió.

Me acerqué a la pared, me agaché, abrí la cremallera de mi vestido, la miré fingiendo asombro. Ese instante me congeló en el tiempo. Me atrapé. Me disipé. Me convertí.

Positivo

Negativo

Neutro

Emulando a Francesca Woodman

Los Woodman

También te puede interesar Marek Piasecki: Anaklasis

Esta entrada fue publicada en Fotografía, Palabras y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





Los datos proporcionados aquí son gestionados por el titular de este blog y estarán ubicados en servidores de DigitalOcean LLC situados fuera de la UE, pero que cuentan con certificado en el Escudo de Privacidad UE-EE.UU que garantiza unos niveles de seguridad adecuados. Política de privacidad de DigitalOcean.